Diferencia entre asilo y residencia geriátrica

Hoy en día las conocemos como residencias geriátricas o residencias de ancianos, aunque en antaño todo el mundo las conocía como asilos. Los asilos eran lugares donde se cuidaba a personas con pocos recursos económicos y desvalidas. Actualmente, las personas mayores eligen otras opciones como las residencias. Por eso, es importante conocer la Residencia El Casar contacto e informarse sobre todo lo que puede ofrecer y cómo cuida a los mayores.

Lo que sí tiene una residencia geriátrica y no suelen tener los asilos

Por ejemplo, en las residencias geriátricas todo su personal está altamente cualificado para atender a los mayores en todo momento. No importa si son médicos, enfermeras, psicólogos, fisioterapeutas, etc., nuestros mayores estarán cuidados correctamente en todo momento.

Para que los mayores se sientan a gusto y puedan ejercitarse de diferentes formas, todas las residencias cuentan con un variado programa de intervención en el que se llevan a cabo muchas actividades para estimular sus habilidades, tanto físicas como cognitivas.

Un aspecto muy cuidado en una residencia geriátrica es la alimentación. En un centro como estos, se diseñan diferentes menús adaptados para toda clase de personas como diabéticos, hipertensos, alérgicos, etc.

No hay que olvidarse de la atención médica profesional que se dispensa a todos ellos en cualquier momento. Cada persona es diferente y puede tener una o más patologías, las cuales son tratadas de forma personalizada. De esta forma, todos los mayores estarán atendidos acorde a sus padecimientos.

También se apuesta por el desarrollo de habilidades sociales, por contar con las infraestructuras necesarias para cualquier clase de persona mayor y también por la accesibilidad.