El Alzheimer y los ancianos

En nuestra residencia de ancianos en Guadalajara trabajamos día a día con la intención de mantener a nuestros ancianos felices y hacerles la vida más sencilla, a pesar de las dolencias y enfermedades que sufren.

La enfermedad del olvido

La vejez se caracteriza por un deterioro progresivo del cuerpo, que provoca una disminución de la capacidad cardiorrespiratoria, la fuerza muscular, la fortaleza ósea y la flexibilidad de las articulaciones.

Por lo tanto, a medida que envejecemos, una nueva fase de nuestras vidas viene con algunos cambios físicos, mentales y psicológicos. Estos cambios pueden dar lugar a algunas enfermedades, normalmente asociadas a las enfermedades más comunes en los ancianos. 

Cualquier persona puede desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, es más común que ocurra después de los 65 años de edad, porque la tasa de prevalencia del Alzheimer aumenta con la edad. En todo el mundo, esta enfermedad afecta a 1 de cada 80 mujeres de 65 a 69 años, y a 1 de cada 60 hombres. A partir de los 85 años, para ambos sexos afecta aproximadamente a 1 de cada 4 personas.

Normalmente, el olvido es el signo de advertencia más asociado a este estado de salud, pero hay otros:

  • Pérdida de memoria persistente, especialmente de los acontecimientos más recientes.
  • Dificultades para realizar las tareas diarias.
  • Repetición de conversaciones o tareas, debido al constante olvido.
  • Olvidar a las personas o lugares conocidos.
  • Problemas de discernimiento, como la dificultad para vestirse según la estación.
  • Problemas de lenguaje, como el olvido de palabras sencillas asociadas a la dificultad de entender el habla y la escritura.