El uso de las pantallas en las personas mayores

Tanto en la vida profesional como en la privada, hoy en día existe una exposición excesiva a los ordenadores, las televisiones, los teléfonos móviles o las tablets. De hecho, trabajamos, nos comunicamos y nos entretenemos mediante una pantalla, algo con lo que hay que tener cuidado, especialmente con las personas de avanzada edad. En las residencias para mayores en Guadalajara comprenden esto y saben la importancia de dar un adecuado uso a estos dispositivos.

Problemas que pueden aparecer por un uso indebido de las pantallas

Cuando se mira una pantalla se tiende a abrir los ojos más y a pestañear menos, lo que conlleva una sobreexposición de luz. Esto a su vez supone un esfuerzo extra para la vista y puesto que con el paso del tiempo la vista se va deteriorando, las personas mayores pueden presentar una fatiga ocular bastante más pronunciada con su uso. Por eso, al llegar a la tercera edad es conveniente regular la utilización de las pantallas y escoger la que sea más adecuada a las características de cada uno.

La visualización de este tipo de pantallas también puede influir en la calidad del sueño. Existen estudios que señalan los efectos que una pantalla digital produce en el ritmo circadiano, el encargado de determinar y de definir nuestros patrones de sueño. La cantidad de luz a la que se exponen los ojos cuando se mira una pantalla, penetra fácilmente a través de los párpados e interfiere en la producción de la melatonina tan necesaria para dormir. Las personas mayores, por tanto, deben evitar la utilización de este tipo de dispositivos cuando se acerque la hora de dormir.