La mayoría de las personas mayores necesitan ayuda para bañarse

Uno de los motivos principales por los que las personas mayores, a veces por propia iniciativa, deciden vivir en una residencia de ancianos en Guadalajara, es porque son conscientes de que ya no pueden realizar actividades cotidianas sin ayuda y no quieren que sus familiares tengan que encargarse constantemente de brindar ayuda.

Las personas mayores y las dificultades para bañarse

Para una persona mayor, entrar y salir de la ducha o de la bañera sin ayuda puede suponer un gran peligro, de hecho, la gran mayoría de personas mayores de 65 años de edad, debido a que ya no tienen una facilidad de movimiento completa, al entrar en la bañera se golpean en las piernas y al sentarse se golpean en el costado, con lo que esta pérdida de facultades para bañarse con facilidad puede desencadenar en fracturas de huesos. Si además tenemos en cuenta que, en los ancianos, este tipo de fracturas de huesos, son más difíciles de curar, se empeoraría aún más la libertad de movimiento.

Por otro lado, el uso de duchas o bañeras con puertas correderas tampoco ayuda a que los ancianos puedan entrar a asearse con dificultades, pues la mayoría utilizan la propia puerta para lograr mantener el equilibrio y si consideramos que este tipo de puertas no están pensadas para soportar el peso de una persona, el peligro se puede agrandar aún más.

Por la seguridad de los mayores, es fundamental que se instalen medidas en los baños que faciliten la entrada y salida de las duchas o bañeras de los ancianos y a ser posible que reciban ayuda para evitar lesiones graves.