La soledad puede aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 2

La soledad que sufren muchas personas mayores va más allá del hecho sentimental, que afecta a nivel psicológico. Un estudio de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) ha confirmado que la falta de contacto con otras personas aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2. De ahí que las residencias para mayores en Guadalajara sean todavía más recomendables en la tercera edad.

La soledad prolongada, un factor de riesgo

De acuerdo al mencionado estudio, la soledad prolongada puede llegar a influir en el desarrollo de la diabetes. La experiencia de las personas, habitualmente de la tercera edad, que no tienen contacto con otros iguales, puede llevarlos a sentirse con tristeza, y al mismo tiempo a tener problemas de salud como el mencionado.

La soledad tiene lugar cuando un individuo considera que sus necesidades a nivel social no se encuentran satisfechas. Esto supone que haya un desequilibrio entre sus deseos de relaciones sociales y las que realmente tienen lugar. Es algo muy objetivo y que depende de cada persona, ya que no todos los individuos tienen la misma percepción con respecto a lo que significa soledad.

Teniendo en cuenta que el aislamiento social o la soledad puede generar malestar, desmotivación e incluso la aparición de diabetes tipo 2, es muy recomendable recurrir a residencias para mayores, donde estas personas pueden decir adiós a la falta de contacto con otros individuos, logrando así sentirse más felices y, además, tal y como refleja el mencionado estudio con mejores condiciones de salud.